¡Cuando el texto es el cuco!

¡Cuando el texto es el cuco!

Cuando elegimos un texto de Jorge Luis Borges inmediatamente imaginamos complejidad, texto para adultos, texto complicado, etc.

En el año 2016 en la escuela en el ámbito de Jornada Ampliada, se acordó trabajar con un viaje imaginario a través de distintas zonas de Argentina. Cuando le tocó el turno a la zona Centro del país propuse trabajar con un texto de Borges,El Hombre de la esquina Rosada. 

¿Cómo abordarlo?

¿Les podría interesar a estos niños de sexto y séptimo grado un texto tan alejado de su realidad?

¿Tendría la capacidad de generar interés en ellos?, ¡y miles de preguntas más! Te cuento mi experincia, y también te invito a leer inspiradoras frases de maestros aquí

Lo primero que percibí es que a los niños le fascinan las historias de miedo, suspenso en definitiva los misterios y si algo tiene este cuento maravilloso es el misterio.

El autor nos propone, tanto a adultos como a cualquier lector, sumergirnos en esta narrativa de barro y rancherío, donde hasta las miradas cortan.

En mi planificación me propuse como primer objetivo acercar el cuento de forma oral. El cual fue muy bien recibido.
Dado el conocimiento previo de los grupos y la problemática de enfrentarse al público en una representación teatral, opte por proponer un lenguaje diferente que les permitiría enfrentar este desafió sin cohibirse.

Reflexión aparte: Si la exposición ante un auditorio es traumático para un adulto más lo es para un niño. Es estresante y hasta contrario al deseo del niño. El juego infantil no requiere espectadores, el juego es un ritual.

Para acercar al niño al teatro no es necesario forzarlos es necesario encontrar el lenguaje apropiado para que puedan actuar.
A partir de estas reflexiones que venía trabajando desde que empecé en Jornada Ampliada es que opte por proponer la realización de una fotonovela. Este tipo de formato me permitía, como docente, la posibilidad pedagógica de que los niños actúen espontáneamente y libres de prejuicios.

  • Comenzamos el trabajo sobre el texto y la elección de momentos cruciales para lograr que una imagen fija cuente la historia.
  • Entre todos elegimos los personajes y quienes iban a representarlos.
  • Buscamos vestuarios y locaciones dentro de la escuela para las fotografías.
  • Tomamos imágenes de escenas previamente construidas.
  • Luego editamos las fotografías en el Power Point (que se presentaría en la Sociabilización) viramos las fotos a blanco y negro, insertamos los textos fundamentales de cada personaje que daría marco a cada escena.
  • Para sumar más contenido y conocimiento a esta historia maravillosa de Jorge Luis Borges visitamos, a la mitad de este proceso, la Casa del Tango perteneciente a la Municipalidad de Rosario en donde los niños aprendieron algunos pasos, giros y cortes del tango.

El día de la presentación fue muy emocionante ya que los alumnos participantes disfrutaron verse en las imágenes y recibir los comentarios de padres, docentes y compañeros aprobando el trabajo compartido.
Como docente de teatro esta experiencia ha dejado en mí una enseñanza muy profunda.
La magia está en la oralidad, en la forma de contar. Yo cuento Edipo Rey o Juan Moreyra. No es lo mismo que lo lea, no me permite retener la mirada, la atención, la corporalidad.

La oralidad tiene la magia del convivio que se remonta a los orígenes, a lo tribal. Todos alrededor de un anciano, juglar, disertante, etc. y un grupo de gente que escucha, imagina y siente. Los textos no son para adultos o para niños, los textos son textos, todo depende de cómo se cuenten.

Antes de continuar con otras lecturas de este blog, te recomiendo que leas las siguientes frases:

 

 

 

 

 

Gachi Alvarez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *